Hemorroides internas y externas

Las hemorroides internas y externas pueden ser tratadas con tratamiento médico o por medio de cirugía (cirugía convencional o mínimamente invasiva). 

El tratamiento médico de las hemorroides busca el alivio de los síntomas (inflamación, dolor, sangrado, etc.) y no la desaparición o extirpación de las hemorroides. Consiste en aumentar la ingesta diaria de fibra y agua, uso de cremas antiinflamatorias y analgésicos por vía oral.

El tratamiento por medio de cirugía mínimamente invasiva busca eliminar una parte de las hemorroides inflamadas con el fin de aliviar los síntomas. La técnica más utilizada es la ligadura de hemorroides. Es un procedimiento ambulatorio que se puede realizar en clínica sin necesidad de anestesia.

Ligadura-de-hemorroides.jpg

El tratamiento por medio de cirugía convencional consiste en retirar o extirpar la totalidad de las hemorroides internas y externas inflamadas que causan los síntomas. La cirugía convencional (tradicional) sigue siendo la técnica de elección ya que técnicas más modernas presentan resultados inferiores y mayor posibilidad que los síntomas se presenten nuevamente.

La decisión sobre que método utilizar depende del tamaño, grado y ubicación de las hemorroides. Es una decisión que el paciente y el proctólogo - especialista en hemorroides deben de tomar en conjunto.

Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son venas inflamadas en el ano y en la parte inferior del recto, parecidas a várices. Son varias las causas de las hemorroides, aunque a menudo se desconoce el origen específico. Pueden producirse como resultado de un esfuerzo al defecar o debido al aumento de presión en esas venas durante el embarazo. Las hemorroides pueden encontrarse dentro del recto y ano (hemorroides internas) o pueden aparecer en el borde del ano o por debajo de la piel alrededor del ano (hemorroides externas).

Hemorroides..jpg

Las hemorroides son muy frecuentes. Casi 3 de 4 adultos padece de hemorroides. En ocasiones, no producen síntomas, pero a veces causan picazón, malestar y sangrado. En ocasiones puede formarse un coágulo en una hemorroide (trombosis hemorroidal). No se trata de algo peligroso, pero puede ser extremadamente doloroso y, a veces, puede ser necesario realizar una incisión para drenar la sangre.

Qué síntomas producen las hemorroides?

Las hemorroides pueden presentas los siguientes síntomas:

  • Sangrado que no produce dolor al defecar (pequeñas manchas de sangre de color rojo brillante en el papel higiénico o en el inodoro)

  • Picazón o irritación en el ano

  • Dolor o molestias en el ano

  • Inflamación alrededor del ano

  • Un bulto cerca del ano, que puede ser sensible o causar dolor (puede ser una hemorroide trombosada).

 

Los síntomas de las hemorroides dependen de su ubicación.

Sangrado-Rectal-por-Hemorroides.jpg

Hemorroides Internas

Se localizan en el interior del recto y ano. En general, no se pueden ver ni sentir las hemorroides de este tipo, y en raras ocasiones generan molestias. Sin embargo, el esfuerzo o la irritación que se producen al defecar pueden dañar la superficie de una hemorroide y hacer que esta sangre.

Ocasionalmente, el esfuerzo puede hacer que una hemorroide interna salga a través del ano. Este tipo de hemorroide se conoce como HEMORROIDE PROLAPSADA y puede causar sangrado, dolor e irritación.

Hemorroides Internas - Dr. Manuel Alejandro García Girón.

Hemorroides Externas

Se localizan en el borde del ano y debajo de la piel que lo rodea. Las hemorroides externas si se inflaman o irritan, producen picazón y sangrado.

Hemorroides Externas - Dr. Manuel Alejandro García Girón.

Hemorroides Trombosadas

En ocasiones se puede acumular sangre en una hemorroide externa y formar un coágulo (trombo), lo que puede provocar dolor intenso, inflamación y un bulto duro de color morado en el borde del ano.

Hemorroides Trombosadas - Dr. Manuel Alejandro García Girón.

Causas de las Hemorroides

Las venas alrededor del ano tienden a extenderse bajo presión y pueden aumentar de tamaño o hincharse. Las venas hinchadas (hemorroides) pueden desarrollarse a partir de un aumento en la presión en el recto bajo y ano debido a:

 

Tensión al defecar

• Permanecer sentado por largos períodos de tiempo en el baño

• Diarrea crónica o estreñimiento

• Obesidad

Embarazo

• Relaciones sexuales anales

• Dieta baja en fibras (pocas frutas, verduras y granos)

Consulte con su doctor si sabe que tiene hemorroides y le causan dolor, sangran con frecuencia o en exceso o no mejoran con remedios caseros.

 

No de por sentado que el sangrado se debe a hemorroides, en especial si tiene más de 40 años.

El sangrado rectal puede presentarse a causa de otras enfermedades, como el cáncer de colon, de recto y de ano. Si experimenta sangrado junto con un cambio importante en la manera de defecar o si la materia fecal cambia de color o de consistencia, consulte con el 

Busque atención de urgencia si tiene sangrado rectal abundante, aturdimiento, debilidad, mareos o sensación de desmayo.

 

El Dr. Manuel García -                                                 - realizará una exploración física y otras pruebas para confirmar que efectivamente se trate de hemorroides y descartar otras enfermedades más graves, como pólipos o cáncer de colon o recto y cáncer de ano.